Seguidores

sábado, 18 de mayo de 2013

EL MICROCOSMOS ES UN REFLEJO DEL MACROCOSMOS

Nuestros antepasados sabían que el ser humano  al igual que las  plantas o las semillas,   y demás  seres vivos del  Universo   se encontraban inmersos en un ciclo evolutivo.  Es así que desde el comienzo de la civilización,   dirigieron su mirada hacia el cielo en busca de respuestas y  descubrieron que  determinados ciclos celestes se superponían unos  a otros, como las estaciones, el día y la noche, los movimientos migratorios de los animales,  etc., por tanto usaron estos ciclos celestes como  antecedente  para decidir, entre otras cosas, las épocas que eran  más propicias para  cazar, sembrar  y recolectar.  Por nuestra parte,  en  la  actualidad   miramos poco o nada hacia el cielo y  tampoco le damos mucha importancia  a la Tierra, pese a que nuestro planeta está pasando por  cambios a nivel celular  en sus  estructuras orgánicas. Y como si  esto   fuera poco, estos  cambios  también  tienen serias  consecuencias  para muchos de nosotros  que se manifiestan   como   dolores de cabeza o  de estómago, zumbidos en los oídos, estados  de fatiga, sensaciones eléctricas en los miembros y en la columna, sensibilidad en aumento, intuición, sueños intensos, lo cual indica que nuestro cuerpo al igual que el de  Gaia, nuestra madre Tierra se está transformando.


 Con  el surgimiento de la revolución industrial  y del auge tecnológico que ha cobrado gran importancia en estos últimos cincuenta años, la humanidad  comenzó a alejarse de la naturaleza y de la tierra restándole  atención a su parte espiritual.  Las religiones adquirieron una naturaleza dogmática, con reglas y leyes que debían ser obedecidas con el fin de alcanzar el cielo como recompensa o en caso contrario  el infierno como castigo. La revolución industrial fue progresando así como   la sociedad en su conjunto hasta   adquirir   los  altos niveles de conocimientos técnicos que  se poseen  hoy en día. Sin embargo se pagó un  precio muy alto  porque  se ha descuidado el  contacto con el espíritu, con la naturaleza y con el planeta,  llegándose  a pensar con  arrogancia  que la raza humana  puede superar  a Dios.
Es cierto que hemos pisado  la  Luna y   bajado  a las profundidades marinas,  hemos construido  grandiosas ciudades llenas de  rascacielos y  ahora tenemos Internet,  pero no obstante,  perdimos lo más importante:   la conexión con el  alma humana. En estos momentos nos  enfrentamos a   un gran cambio evolutivo para el cual debemos prepararnos y  auto analizarnos a fin  de retomar nuestra  conexión  a nivel del  alma   con la madre Tierra.

 Los cambios por los  que atraviesa el planeta

 La intensidad del campo magnético de la Tierra está disminuyendo a gran velocidad, el campo magnético es el resultado de todas las rotaciones superpuestas de la Tierra dentro del Universo, esto también incluye la rotación aislada del planeta alrededor de su eje físico. Cuando el eje magnético invierta sus polos esto también  tendrá  un profundo impacto en los polos físicos ya que están estrechamente relacionados entre sí como rotaciones superpuestas. El cambio de los polos norte y sur seguirá la migración actual de los polos magnéticos. En los últimos años el polo norte magnético se ha estado moviendo de manera constante en dirección a Siberia ,Rusia y  el polo norte físico  seguirá un camino similar. El Polo Sur se prevee que se desplazará hacia la parte sur de América del Sur y África. Según las previsiones  el debilitamiento del campo magnético de la Tierra continuará hasta que alcance el punto cero, en cuyo momento la inversión magnética  será completa. Como resultado de un campo magnético débil,  habrá una mayor cantidad de radiación a través  de partículas cargadas, tales como las llamaradas solares, rayos gamma,  y los  rayos cósmicos galácticos podrán   alcanzar con mayor facilidad la atmósfera terrestre teniendo una reacción fuerte en las capas del núcleo de la Tierra.
Según investigaciones científicas se llegó a la conclusión  de que la disminución en el volumen del ozono total de nuestra atmósfera es causado por la polución industrial de diseño humano y que el volumen de ozono total tiene efectos serios en general en los procesos de distribución de energía dentro de la envoltura del gas-plasma de la tierra.  Son contínuos  los informes sobre  la disminución de la concentración de ozono en la estratósfera regional (25 a 49%  o más) sobre Siberia. Asimismo, dicho estudio apoya la teoría   de que es altamente probable un enfriamiento de los continentes europeos y norteamericanos.
Por otro lado, el  recalentamiento global provoca que se derritan los polos. Comparado con el resto del mundo, el Artico se ha estado calentando casi el doble. El glaciar más activo en Groenlandia vertía al océano a una velocidad de 7 km por año en 2002, ahora, esto se ha incrementado a 15 km por año, lo que significa dos veces la cantidad de hielo que se libera al océano como icebergs que contribuyen a la subida del nivel del mar. El derretimiento del Artico podría impactar no sólo en la población que vive en la región sino también en otras partes de Europa y más allá.
El Tsunami de hielo ocurrido el 13.05.2013 en las provincias del  Canadá  dejando decenas de casas cubiertas por hielo, es un ejemplo de lo que ocurre  al pasar de temperaturas bajo cero, que permiten la congelación del agua, a temperaturas por encima de 25º que provocan el deshielo. El fuerte viento que arrastró esos fragmentos helados  produjo este curioso fenómeno metereológico.


Los que sobrevivan a las consecuencias de un planeta que detenga su rotación, que  cambie  de polos o que dé  un vuelco sobre su eje, se encontrarán con otra realidad, por eso este es el momento de cambiar ciertas  cosas mientras podamos,  tales como nuestra actitud hacia el medio ambiente, hacia uno mismo y hacia el planeta en general,  como dice un viejo refrán: "no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy".


Los cambios en el ser humano

Nuestro cerebro está íntimamente conectado con las ondas del planeta , a la rejilla de las líneas Hartman de la Tierra;  esta conexión se realiza a través del Hipotálamo, región del cerebro con  forma de pirámide,  actúa  como  un transformador o un  filtro que regula todas nuestras necesidades de supervivencia, cambiando las funciones  cerebrales según nuestras necesidades y  siempre está orientado a la subsistencia. Es el  responsable de filtrar la energía para que podamos vivir en el planeta.  Por otra parte la glándula Pineal es la encargada de que alcancemos una vibración más rápida en nuestros sentidos, que podamos percibir el ultrasonido y ver el ultravioleta. Hoy día muchas personas están oyendo un pitido o una vibración interna que puede ser debido a que  la glándula pineal se está activando a consecuencia de que todos los electrones del planeta están acelerándose, o sea su campo electromagnético. Al acelerarse los electrones se ralentiza la gravedad del campo gravitacional, lo que nos ayuda a elevar nuestros sentidos ya que sentimos más liviana la carga material física.  Hay personas que  además sufren  cambios físicos a nivel del ADN, según la Dra Berrenda Fox practicante del Centro Avalon en California dice que se estarían formando nuevas hélices en el ADN, si bien hasta ahora se tenía doble hélice bien podríamos estar desarrollando 12 hélices.  Todo indica que estamos desarrollando los sentidos y que  se expande nuestra conciencia ya que si vamos a cambiar de dimensión, como sostiene una hipótesis en tal sentido,  primero hemos de  cambiar nuestra forma de percibir la realidad y de ver las cosas. De acuerdo con esta teoría nos encontramos  pasando a una realidad más energética, que se parece más al mundo de los sueños y de la imaginación.  Los seres humanos formamos  parte de un ser vivo de mayor escala que es  la Tierra, por tanto  si los cambios energéticos dentro de nuestros cuerpos físicos, en los  chakras, en el ADN indican que nos   estamos  transformando para pasar a otra dimensión este proceso deberá estar acompañado por  cambios similares por parte del planeta y viceversa.   En resumen conviene  esperar con calma  un tiempo hasta que se pueda cargar el nuevo  y sofisticado softward, o como también se suele decir,   la nueva energía de la semilla Crística.

Ya lo  dijo Lao Tse: "En el centro de tu ser tienes la respuesta, tú sabes lo que quieres, tú sabes quien eres".