Seguidores

viernes, 6 de enero de 2017

SOBRE EL AMOR


Para ti joven poeta,  con tus palabras la vida adquiere enorme belleza.


Durante siglos,    poetas,  artistas y  escritores    enamorados   intentaron definir que sienten cuando  encuentran en otra  persona    algo mágico que les paraliza el corazón y les corta la respiración. Sin embargo   el encanto y el misterio que rodea un sentimiento como el amor no es fácil de explicar,   podríamos decir  que resulta casi imposible,   se tiene que vivir y sentir,  por eso sobran las palabras.





La experiencia indica que no hace falta salir a buscar  el amor ya que   puede aparecer cuando menos se lo espera,  bastará con estar atentos  a las señales que nos envíe el  destino y  dispuestos a que Cupido nos atraviese el corazón con una de sus flechas.
Dicen que son suficientes  unos pocos segundos  para que  surta efecto el  famoso "flechazo" del amor . Según  la leyenda   Cupido lanzaba flechas  con punta de oro y plumas de paloma,  a quienes impactaba los  dejaba "flechados" y   no podían evitar  sentir   un fuerte  e irresistible  "amor a primera vista". En cambio si  les impactaba con las  flechas de  punta de plomo y plumas de búho   les producía  el olvido.
Nadie ha podido jamás ser indiferente a  estos   flechazos que dirigidos  al corazón   causaban   la unión o la desunión  de  los amantes.

Aunque  sea  sólo por interés  comercial,  en  prácticamente todo el mundo se  celebra cada 14 de febrero el Día de los enamorados, el mismo día en que la religión católica celebra  San Valentín.
Cupido está  simbólicamente representado  en los regalos que  se intercambian  los enamorados,  se utilizan dibujos o impresos con corazones y con la  imagen de  un niño que tiene alas,  en sus manos a modo de juguete lleva  un arco y en la espalda  una aljaba con las tan codiciadas flechas del amor.

Este  aspecto   infantil se asocia  a la creencia de que el amor es como un niño pequeño,   con frecuencia se equivoca,  peca de irresponsable,  ama con intensidad, es caprichoso y  a veces  se manifiesta  con  mucha   crueldad.







  LOS AMANTES  VEN  EL MUNDO   COLOR ROSA

El  amor es ternura infinita, es la vida que palpita en cada átomo, se siente en lo hondo del corazón,
es un fuego que consume y una energía que nos lleva a  recorrer el mundo con tal de estar a solas con esa persona tan especial.
Para algunos investigadores el amor es un estado de conciencia en el que las actitudes y las emociones  están  fuera de control.
Dicen que el amor es ciego, pero en realidad  estamos bajo el efecto de una serie de reacciones químicas que se producen  en distintas regiones del cerebro y  que nos  proyectan una imagen idílica de la persona a la cual va dirigido  nuestro amor.
Cuando estamos enamorados nuestro organismo genera una gran cantidad de sustancias químicas que producen la felicidad por eso nos sentimos excitados, llenos de energía y  nuestra percepción de  la vida es magnífica llegando a ver   todo de "color rosa".

La realidad es que el amor promueve la reproducción, lo que provoca una enorme cantidad de sustancias químicas que producen la felicidad y por eso sienta tan bien estar enamorado, el sexo es tan solo un aspecto de la conducta reproductiva.

Desde tiempos remotos  el corazón ha sido el órgano  asociado con el amor, sin embargo la ciencia no se pone de acuerdo y diversos estudios científicos  sostienen que  el cerebro es  el responsable de que los enamorados  sientan distintas sensaciones a nivel fisiológico, por ejemplo: mariposas en el estómago, aumento de  la frecuencia cardíaca, rubor en  las  mejillas.
Se han utilizado técnicas complejas para estudiar el cerebro y parece ser que   se activan  hasta doce áreas cuando nos encontramos bajo el efecto del amor.
Los estudiosos del tema dicen que "Cuando nos damos un beso, por ejemplo, los labios envían rápidamente a nuestro cerebro señales  y en cuestión de segundos se produce un aumento de norepinefrina, una sustancia que ayuda a liberar adrenalina, que  te lleva a  sentir como si descendieras a toda velocidad de la  montaña rusa, sudas y tu pulso se acelera".

Con el beso también se libera dopamina, hormona relacionada con el sentimiento de euforia y de adicción. Bajo el efecto de la dopamina nos cuesta dormir e incluso se pierde el apetito.

"Si alguien es único en su vida y se centra en esa persona, es porque el sistema de la dopamina se ha activado", dice Helen Fisher, antropóloga biológica.

Según los expertos  cuando estamos bajo el influjo  del amor, el cerebro  produce  diversas sustancias asociadas al placer. La oxitocina es    conocida como "la molécula del amor" y también como "la hormona  de la confianza o de los abrazos",  se libera en grandes cantidades durante el orgasmo y  en cantidades más pequeñas cuando te cogen de la mano o cuando los animales lamen a sus bebés.





Cuanta más oxitocina  se libera  más conexión se siente con  la otra persona, este proceso sigue una pauta fija: más contacto, más oxitocina y más confianza.  Pero cuidado porque esta hormona  también tiene un importante papel en los celos.  Para el cerebro de los mamíferos cualquier pérdida de confianza es una emergencia primordial que puede provocar que el nivel de oxitocina disminuya y el de cortisol aumente.
El cortisol produce la sensación de miedo, pánico o ansiedad, esta hormona se produce en la glándula suprarrenal que está localizada en la zona superior de los riñones.
Por tanto el enamorarse también puede afectar  el sistema cardiovascular ya que cuando se libera oxitocina, disminuye el cortisol que es la hormona que produce el estrés y viceversa.


Sin embargo una vez que  se pasó la etapa del flechazo, está comprobado que   a la hora de elegir pareja se tiene muy en cuenta las normas religiosas, las creencias, las experiencias,  las expectativas  y las aspiraciones  que marcan el rumbo de  nuestra vida.

Algunos  expertos en terapia familiar sostienen que a la hora de buscar pareja no solo se tiene en cuenta la atracción, "Tenemos elaborados prototipos de pareja ideal desde la infancia que nos harán buscar un compañero que se parezca a nuestros progenitores porque ese ideal de hombre o mujer es con el que crecimos y aprendimos", sostienen.


El eje principal de  una  relación cuenta con   muchas variantes  tanto es así que el  flechazo del primer día puede  continuar y pasar a otro nivel, el del  enamoramiento o esfumarse y  desaparecer para siempre porque el amor es  un misterio pendiente  aún por descifrar.

Según explica Carlos Murillo, neurólogo,  durante el proceso del amor los enamorados viven  varias etapas, siendo la  la primera etapa la  de atracción, "Esta tiene lugar gracias a las feromonas, que son compuestos químicos percibidos  por una membrana ubicada en las fosas nasales que incentivan en el cerebro un deseo de erotismo".

Las feromonas, agrega,  se producen en los órganos genitales externos de la mujer y actúan como euforia que puede durar de 18 meses a 4 años. Luego el cuerpo se acostumbra al estímulo y la relación pasa al estado de asimilación, que según explica el doctor Murillo, es la segunda etapa de la relación amorosa, durante la cual el cerebro produce endorfinas, que calman la mente y reducen la ansiedad.





Cuando se entra en la etapa de asimilación es porque el enamorado se siente seguro de su pareja, se ha acoplado a sus costumbres y el cuerpo deja de recibir las dosis de estimulantes y aparece el sosiego y la calma. Si la pareja se entiende en aspectos como la convivencia y la relación sexual esta etapa puede durar toda la vida.
"Lo que sucede después de un tiempo es que la persona pasa del enamoramiento al amor, en el cual hay una serie de sentimientos más reales", explica.


En cuanto a quien es a nivel fisiológico, el responsable de hacernos  sentir  esa gama de  sensaciones que nos embargan causándonos enorme placer y nos convierten en adictos al amor;  las últimas investigaciones aseguran  que el corazón tiene un rol importante.
En el corazón se  produce la hormona  ANF, la que asegura el equilibrio general del cuerpo: la homeostasis. 

También dicen que el campo electromagnético del corazón es el más potente de todos los órganos del cuerpo, 5000 veces más intenso que el del cerebro.Y se ha observado que cambia en función de nuestro estado emocional, su campo electromagnético se extiende alrededor del cuerpo,  entre dos y cuatro metros, es decir todos los que nos rodean reciben la información energética de nuestro corazón.

Nuestro  cuerpo biológico  busca la satisfacción de sus deseos pero  es el ser humano a través de  su conciencia que determina de que forma  pone de manifiesto  el deseo sexual.
El cuerpo es inocente, no pude elegir por sí mismo de que modo expresará su energía sexual.
Es el ser humano quien controla y dirige su cuerpo. Cuando se quiere manifestar o expresar la sexualidad del modo más amoroso, el punto de dirección reside en el corazón.
Cuando el corazón se hace cargo de la energía sexual ésta se expresará de forma gozosa ya que si el flujo sexual está dirigido por el pensamiento se generan juicios causando bloqueos en la energía.
La unión sexual es un acto profundamente emocional, si no se tiene en cuenta este aspecto, no se podrá estar presente completamente en el acto sexual existiendo una distorsión del verdadero significado de la sexualidad.